Proteínas animales: Carnes, pescados, huevos y lácteos

Proteínas animales: Carnes, pescados, huevos y lácteos

La división tradicional de las proteínas viene marcada por su origen. Así, se habla, por una parte, de las proteínas de origen animal y, por otra, de las que tienen un origen vegetal.

Durante algún tiempo, alguna corriente del nutricionismo consideró a las proteínas animales como menos convenientes que las vegetales. Sin embargo, lo cierto es que contienen una cantidad mayor de aminoácidos esenciales, esto es, de las unidades elementales que constituyen las moléculas a las que llamamos proteínas.

Las fuentes animales de proteínas coinciden en el alto contenido que aportan a nuestro organismo. Ya provengan de carnes, pescados, huevos o lácteos, todas sus proteínas tienen un gran valor biológico. Esto las convierte en fundamentales para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo, además de otorgarles diversos beneficios para todos los aspectos de nuestra salud.

¿Qué son las proteínas de origen animal?

Las proteínas, sean del tipo que sean, son macronutrientes esenciales que tomamos a través de los alimentos. Nuestro organismo necesita un aporte considerable de ellas, ya que cumplen una serie de funciones fundamentales para que funciones correctamente.¿Qué son las proteínas de origen animal?

Las proteínas contienen unas 4 calorías por cada gramo, lo mismo que los hidratos de carbonos. Sin embargo, la función principal no es energética.

Como comentábamos antes, las que provienen de alimentos animales son de una ato valor biológico. Esto quiere decir que estas proteínas aportan una cantidad de aminoácidos muy cercana a la que nuestro cuerpo necesita para construir sus propias proteínas.

Se puede resumir diciendo que nuestro organismo necesita esos aminoácidos para desarrollar sus propias proteínas endógenas y que las de origen animal poseen todos los aminoácidos necesarios y en las cantidades acertadas

¿De donde obtener la proteína animal?

La fuente principal de proteínas es nuestra alimentación. Esto significa que debemos consumir las necesarias para cubrir la cantidad que nuestro cuerpo necesita cada día. Como se desprende de su propia denominación, las de origen animal son las que aparecen en los productos animales que incorporamos a nuestra dieta.

¿De donde obtener la proteína animal?

Lo aconsejable es tomar entre un 12 y un 15% de proteínas cada día. Hay que tener en cuenta que, tanto el déficit como el exceso, pueden ser perjudiciales para la salud.

A la hora de distinguir entre los alimentos que nos van a aportar las proteínas animales necesarias, existen cuatro grandes fuentes principales:

– Pescados.

– Carnes.

– Huevos.

– Lácteos.

Carnes

La proteína que proviene de la carne suele presentar una calidad biológica superior a la que aparece en los vegetales. La excepción podría ser la que se encuentra en las carnes procesadas, con menos beneficios que los productos frescos.

Una de las principales ventajas de las proteína de la carne es que va a aportar todos los aminoácidos esenciales. Además, lo va a hacer en las proporciones adecuadas para potenciar un crecimiento óptimo de grasa y para ayudar a quemar calorías de los tejidos. .

Conviene conocer las diferencias que presentan los diversos tipos de carne, ya que no todo aportan la misma cantidad de proteínas. En líneas generales, son los cortes magros los que más proteínas concentran.

¿De donde obtener la proteína animal?

En cualquier caso, la carne que presenta una proporción mayor de proteína es la de pollo. Este ave, contiene 20 gramos de proteínas por cada 100 gr de alimento. Y, para completar sus beneficios, se trata de una carne más ligera, con pocas calorías y un contenido muy bajo en grasas.

El jamón, ya sea serrano o de york, también son dos de los productos con una mayor proporción de proteínas en su composición.

Dentro de las carnes rojas (vaca o ternera), lo mejor es centrarse en las partes magras, con menos grasas. A pesar de que aporta una nada desdeñable cantidad de proteínas, tiene el problema de que puede aumentar el colesterol. Esto no es óbice para que puede consumirse un par de veces a la semana o, incluso, más si se trata de deportistas.

Pescados

Todos conocemos los beneficios de los ácidos grasos, como el Omega-3, aportados por el pescado. Pero, en ocasiones, no tenemos en cuenta que es una gran fuente de proteínas y de nutrientes.¿De donde obtener la proteína animal?

De hecho, la proporción de proteínas es muy similar a la que se puede encontrar en la carne, por lo que es muy beneficioso para cualquier tipo de dieta. Además, contiene minerales y vitaminas que ayudan a mantener nuestra salud.

Las proteínas que se encuentran en el pescado son de las llamada completas, como todas las animales. Esto supone que van a aportar todos los aminoácidos que vamos a necesitar.

Como ejemplo, en la composición del pescado azul se encuentra alrededor de un 21% de proteínas de media. En cuanto al pescado blanco, el contenido proteico es muy similar, pero con una menor cantidad de calorías y grasas.

Huevos

No cabe duda de que los huevos presentan las gran ventaja de poder ser preparados de muchas formas diferentes: hervidos, a la plancha, en tortilla, cocidos… Lo tomemos como lo tomemos es uno de los alimentos más completos que podemos consumir, como bien saben los que tratan de ganar músculo o perder grasa.¿De donde obtener la proteína animal?

Un simple huevo mediano aporta casi un 10% de las proteínas que se necesitan diariamente. Son unos 7,5 gramos por unidad, lo que lo convierte en una de las mejores fuentes animales.

Como en el resto de las proteínas animales, estas son de primera calidad. Entre todas las maneras de prepararlos, destacan los huevos cocidos, ya que no pierden ninguna de sus propiedades y apenas aportan calorías.

Lácteos

¿De donde obtener la proteína animal?

Los lácteos son otra de las fuentes más importantes de proteínas de origen animal. El queso,  la leche o el yogur aportan proteínas con todos los aminoácidos esenciales que necesita nuestro organismo.

Son, salvo problemas de intolerancia, proteínas de alta calidad por su fácil digestibilidad y valores biológicos.

Beneficios de las proteínas animales

Hoy en día, la mayoría de los nutricionistas coinciden en que las proteínas provenientes de alimentos animales son más completas que sus equivalentes vegetales. En cierto que es necesario controlar las grasas que aportan, pero, en líneas generales, los beneficios son muy grandes.

En este aspecto, vamos a encontrar un alto valor biológico, en primer lugar, en las proteínas de los huevos. Tras estos, se encuentran las de la carne, el pescado y los lácteos.

Algunos de los beneficios que conlleva el consumo de proteínas de origen animal son:

  • Ayudar para el desarrollo de la masa muscular
  • Ayuda para mantener el peso
  • Pérdida de grasa
  • Aumenta la sensación de saciedad
  • Hace más fácil seguir cualquier dieta alimenticia
  • Ayuda a estabilizar la glucemia en sangre
  • favorece la recuperación tras los esfuerzos deportivos
  • Fortalece el cabello, la piel y las uñas
Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja un comentario

No hay ningun producto en el carrito
[index]
[index]
[523.251,659.255,783.991]
[523.251,659.255,783.991]
[523.251,659.255,783.991]
[523.251,659.255,783.991]