Dieta alta en proteínas. Beneficios y efectos que nos aporta

Dieta alta en proteínas. Beneficios y efectos que nos aporta

Todos los macronutrientes tienen una gran importancia en la alimentación humana, pero, sin menospreciar a los carbohidratos y a las grasas, las proteínas se llevan la palma.

Las proteínas son los principales bloques constructores del cuerpo. Son parte fundamental de los músculos, los tendones, la piel y los órganos y entre sus funciones se encuentran la fabricación de enzimas, hormonas, neurotransmisores y muchas moléculas. En resumen, sin proteínas la vida no sería posible.

En los últimos años se han venido popularizando una serie de dietas basadas en un gran consumo de proteínas frente a los otros dos macronutrientes. Como es bien sabido, para perder peso es necesario que el gasto de calorías sea mayor que las que consumimos.

Para quemar esas calorías, aparte de disminuir las que comamos, lo mejor es hacer deporte y que el metabolismo se acelere y eche mano de las grasas para conseguir energía. Las proteínas, por sus características, aceleran ese metabolismo, colaborando a la disminución de grasas.

Las dietas altas en proteínas se definen como aquellas en las que más del 35% de la ingesta diaria de calorías proceda de fuentes de alto contenido proteico. Existen, en cualquier caso, numeroso tipos de dietas basadas en ese consumo, algunas más fiables que otras. El consejo general es consultar con un especialista antes de iniciar una y no mantenerla durante demasiado tiempo.

¿Cómo se realiza una dieta rica en proteínas?

Como comentábamos existen varias versiones de dietas altas en proteínas. Las hay que apuestan por un consumo extremadamente alto de ellas, de hasta un 40% de los nutrientes. Por otra parte, encontramos otras más moderadas y que mantienen un cierto equilibrio entre las distintas aportaciones.¿Cómo se realiza una dieta rica en proteínas?

Todas coinciden en disminuir, o hasta eliminar, los carbohidratos de la alimentación. Así, el peso se va a reducir de manera rápida, ya que el cuerpo va a entrar en cetosis. Esto significa que, ante la falta de carbohidratos, el organismo va a quemar su propia grasa.

A pesar de que estas dietas no dan sensación de hambre, si es cierto que la cetosis puede provocar efectos secundarios no muy saludables. Lo más saludable, aunque la perdida de peso sea más lenta es intentar equilibrar un poco los nutrientes. Aunque se mantenga la primacía de las proteínas, no conviene dejar de tomar frutas, hortalizas o verduras.

Otro elemento a eliminar, o reducir al máximo, son las grasas. Los alimentos más recomendados en estas dietas son las carnes magras, como el pollo, el pavo o algunos cortes de cerdo. Asimismo, los pescados no grasos, los huevos o productos lácteos desnatados también pueden entrar entre los productos elegidos.

Entre las verduras, hay algunas que aportan interesantes proteínas. Son la soja, algunos frutos secos y legumbres. El consumo de estos alimentos van a paliar algunos posibles efectos negativos de las dietas hiperproteicas.

De igual manera, no hay que olvidar tomar alimentos que sean ricos en fibras, minerales y vitaminas.

Por último, pero no menos importante, hay que incorporar a la rutina diaria el realizar ejercicio. Unido al mayor consumo de proteínas, esto acelera el metabolismo, crea musculatura y elimina reservas de lípidos.

¿Qué alimentos están prohibidos en la dieta de proteínas?

¿Qué alimentos están prohibidos en la dieta de proteínas?

Los que quieran seguir una dieta alta en proteínas se van a encontrar una serie de alimentos prohibidos, en sus versiones más radicales, o no recomendados, en las más moderadas. Generalmente, se trata de aquellos que aportan muchos más carbohidratos.

Entre esos alimentos están los siguientes: pan, pasta, arroz, harina y patata; legumbres como el maíz o los guisantes; los que tienen muchos azúcares, como el azúcar refinado, dulces, tortas y refrescos.

Beneficios

El principal beneficio de las dietas altas en proteínas es la perdida rápida de peso. Esto, además, lo consigue perdiendo grasas y ganando músculo, algo positivo para la salud. Evidentemente, es necesario hacer algo de ejercicio para que el resultado sea óptimo.

Relacionado con lo anterior, las proteínas contienen los aminoácidos que se necesitan para reparar los músculos dañados durante la realización de esos ejercicios.

Otro de los beneficios de la toma de proteína es que estas tienen un gran efecto saciante. Nos vamos a sentir más llenos, por lo que evitaremos las tentaciones de picar entre horas.

Por último, los alimentos con alto contenido proteico provocan un mayor gasto energético, la llamada termogénesis.

¿Qué efectos nos aporta?

Como comentábamos, el efecto más importante que vamos a notar al empezar una dieta alta en proteínas es una pérdida rápida de peso. Las proteínas se asimilan más lentamente, lo que mantiene el metabolismo activo durante más tiempo. Además, al no poder usar carbohidratos como fuente energética, tiene que recurrir a la grasa almacenada en nuestro cuerpo.

Lo mejor es que no vamos a sentir hambre, con la ansiedad consiguiente, al realizar esta dieta. Esto facilita mucho el mantenimiento durante los días aconsejados.

Por otra parte, vamos a notar que la pérdida de peso no afecta a la masa muscular (siempre que hagamos ejercicio, claro). Al contrario, las proteínas son idóneas para hacer crecer los músculos.

Las propiedades de las proteínas también van a afectar positivamente a otras partes del cuerpo. Uñas, cabellos, piel y huesos, por ejemplo, van a notar las ventajas que aportan los aminoácidos presentes en las proteínas.

Riesgos

Frente a los beneficios de este tipo de dieta, también podemos encontrar una serie de riesgos inherentes al consumo excesivo de proteínas. Por eso, antes de iniciar cualquier dieta, es importante la orientación de un médico o un nutricionista para no perjudicar la salud.

¿Qué alimentos están prohibidos en la dieta de proteínas?

Entre los riesgos que pueden traer se encuentran el aumento de colesterol, dado que los alimentos con alto contenido proteico de origen animal suelen contener más grasas. Esto se evita consumiendo las carnes más magras y combinarlo con otros productos vegetales.

Hay que tener en cuenta, y es un asunto muy importante, que las dietas hiperproteicas no pueden mantenerse durante un largo plazo de tiempo. Algunos especialistas las limitan a unos 10 días, mientras que otro lo alargan hasta los 20 o, incluso, hasta el mes. Esto serviría para evitar riesgos como que el exceso de proteínas afecte a los riñones, sometidos a un sobre esfuerzo por tener que eliminar el ácido úrico.

Además, algunos de los alimentos eliminados son una buena fuente de vitaminas y minerales, por lo que no se deben dejar de consumir durante demasiado tiempo. Por ultimo, dejar de comer frutas y verduras y nutrirse con la carne, aumenta el riesgo de estreñimiento.

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja un comentario

No hay ningun producto en el carrito
[index]
[index]
[523.251,659.255,783.991]
[523.251,659.255,783.991]
[523.251,659.255,783.991]
[523.251,659.255,783.991]