¿Tomar el sol adelgaza? Verdades y mitos

¿Tomar el sol adelgaza? Verdades y mitos

A todos nos gustaría que existiera un método rápido, fácil y, sobre todo, sin que hubiera que renunciar a nada, para perder peso. El problema es que eso, al menos de momento, no existe. La única manera de hacerlo es cambiando los hábitos de vida.

Primero, es necesario que nuestra dieta sea equilibrada y saludable. Esto supone eliminar una serie de alimentos que, pese a ser muy sabrosos, son altamente calóricos y perjudiciales para la salud. Además, hace falta realizar alguna actividad física de manera habitual, al menos tres veces por semana.

Se trata, en definitiva, de quemar más calorías de las que consumimos y hacerlo de tal forma que el organismo no se desequilibre y pueda provocar efectos secundarios adversos. Si se intenta hacer rápido y mal, veremos como se recupera el peso perdido en poco tiempo o, incluso, ganaremos más que el que teníamos.

Todo esto no significa que no existan alimentos que puedan ayudarnos para que el proceso sea más efectivo. De igual manera, también puede haber pequeños detalles que se conviertan en aliados en la lucha contra el sobrepeso.

Una de las leyendas que corre de boca en boca sobre cómo conseguir adelgazar de forma rápida y fácil de ver es que tomar sol adelgaza. En principio puede parecer algo sin ningún tipo de fundamento, ya que no se ve a simple vista la relación. Lo sorprendente es que existen investigaciones que parecen confirmar la idea.

Lo que ya es más complicado es que tenga una aplicación en la práctica. Tomar el sol durante demasiado tiempo puede provocar daños en la piel, algunos de ellos graves. En cualquier caso, habrá que seguir pendientes de las investigaciones sobre el tema.

¿Por qué se dice que se puede adelgazar tomando el sol?

Han existido tres curiosos puntos claves a la hora de confirmar o desmentir la creencia de que tomar el sol sirve para adelgazar. Primero, se asociaba al sudor lógico que aparece cuando estamos bajo el astro a la perdida de grasa. Esto se demostró totalmente falso. Era cierto que se perdían unos gramos, pero se trataba solo de líquido que se recuperaba bebiendo unos vasos de agua.¿Por qué se dice que se puede adelgazar tomando el sol?

Posteriormente, a principio de esta década, una noticia sorprendente apareció en medios de comunicación de todo el mundo. Aparentemente, un estudio realizado en la Universidad Northwestern de Illinois (Estados Unidos) afirmaba que el sol por la mañana contribuía a la perdida de peso.

Lo curioso era que, según los mismos medios, el estudio concluía que por la tarde no tenía ese efecto. De hecho, podía hasta engordar.

Sin embargo, se trató solamente de una interpretación bastante deficiente por parte de los periodistas. El estudio nunca afirmó eso y, además, la muestra había sido muy baja, sin que ofreciera ninguna validez científica.

El tercer punto y, de momento, parece que definitivo, ha llegado hace apenas unos meses. Un trabajo realizado por investigadores de la Universidad de Alberta en Edmonton (Canadá) revelaba que la culpa del aumento de peso durante el invierno era la ausencia de luz solar. En consecuencia, concluían que con más sol el efecto es lo contrario.

Las conclusiones se basan en el análisis del efecto de la luz solar sobre las células de grasa subcutánea, o las células de grasa blanca que se encuentran justo debajo de la piel y, de momento, no ha sido desmentido. Así que, hasta nueva rectificación, habrá que ceñirse a los resultados.

Beneficios de tomar el sol para perder peso

Las investigaciones del equipo de la Universidad de Alberta encontraron el principal beneficio que se puede atribuir a la luz del sol en este aspecto. Así, comenzaron examinando el tejido adiposo subcutáneo o, como ellos dijeron, el mayor depósito de grasa del cuerpo humano y que ejerce un papel central en la regulación del metabolismo.Beneficios de tomar el sol para perder peso

Esta grasa blanca es la que se denomina grasa mala, ya que almacena las calorías que se queman para obtener energía. En el caso de que se produzca algún tipo de mal funcionamiento, puede provocar obesidad y otras enfermedades.

Los científicos, de forma accidental, se dieron cuenta de que la luz del sol reducía las células de grasa. De esta forma, vieron como las gotas de lípidos reducían su tamaño y se separaban de la célula. En resumen, dichas células dejaban de almacenar tanta grasa.

Los hallazgos pueden allanar el camino para nuevas estrategias de pérdida de peso o terapias basadas en la luz en el tratamiento de la obesidad y la diabetes.

Sin embargo, los investigadores advirtieron sobre ser demasiado optimistas, ya que todavía restaban por realizar muchas pruebas para confirmar el hallazgo. Más aún para poder extrapolar los resultados de forma general y práctica a la población.

Aparte de todo esto, no hay que olvidar que la luz del sol aporta una serie de vitaminas fundamentales para el cuerpo humano. Lo único con lo que hay que tener cuidado es con los efectos negativos de la radiación solar.

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja un comentario

No hay ningun producto en el carrito
[index]
[index]
[523.251,659.255,783.991]
[523.251,659.255,783.991]
[523.251,659.255,783.991]
[523.251,659.255,783.991]