¿El yoga adelgaza? Verdades y mitos

¿El yoga adelgaza? Verdades y mitos

La creciente preocupación por la salud no solo ha provocado que veamos en nuestras calles a cada vez más personas corriendo o al cuidado con el que se seleccionan los alimentos en el supermercado. También se han popularizado algunas disciplinas a medio camino entre el deporte y la filosofía.

Entre estas últimas destaca el yoga, En realidad, no existe un solo tipo de yoga, sino que se encuentran multitud de modalidades. Entre ellas se encuentran las siguientes: Anusara, Ashtanga, Hatha, Kundalini, Naam, Vinyasa, Kundalini, Raja, Tantra, Sapta o Iyengar.

Nadie pone en duda los beneficios que trae consigo la practica de esta disciplina. Pero, como ocurre con tantos otros asuntos en el terreno del bienestar físico, algunas de ellas se han exagerado un tanto.

De esta forma, ayudará a ganar flexibilidad y fuerza, así como a mejorar el estado mental. Es muy eficiente para reducir el estrés, algo fundamental en una sociedad tan acelerada como la nuestras.

Sin embargo, una de las grandes cuestiones sobre el yoga es si también es útil para adelgazar. Son innumerables las páginas que discuten este tema. Normalmente, se dividen en dos: sus partidarios y los que lo practican suelen decir que sí; mientras, los científicos afirman que hacer yoga no produce ningún tipo de pérdida de peso.

Si hay que tener en cuenta, no obstante, que en los últimos años han aparecido modalidades que, en cierta forma, mezclan el yoga con algunos movimientos de fitness. En ese caso, si puede producirse cierta pérdida de peso. De igual manera, el hot yoga, practicado en salas recalentadas hasta los 42º produce un aumento del metabolismo, algo que puede convertirse en un aliado para los que busquen adelgazar.

¿Por qué se dice que se puede adelgazar con yoga?

La creencia de que el yoga adelgaza proviene de la sensación de esfuerzo que supone. Las diferentes asanas provocan una gran subida de la actividad cardíaca. Tanta que algunos piensan que se puede asimilar a un ejercicio cardiovascular.¿Por qué se dice que se puede adelgazar con yoga?

De esta forma, los partidarios de esta actividad como sistema de pérdida de peso, comparan las pulsaciones por minuto que se pueden alcanzar con el yoga con las que se alcanzan haciendo, por ejemplo bicicleta. Así que concluyen que deben quemarse las mismas calorías con ambas prácticas.

Otro punto que suelen señalar, y en el que no les falta parte de razón, es que el yoga es sumamente relajante. Aquellos que lo practican siempre señalan que supone una gran reducción de estrés y, por lo tanto, de la ansiedad.

Dado que se culpa a la ansiedad de muchas comidas desordenadas, especialmente de ese picar entre horas que tanto contribuye a que se engorde, la conclusión está clara.

Existen más razones que se han dado tradicionalmente para establecer la efectividad del yoga con la eliminación de los kilos de más. Entre ellas, se señala que esta disciplina activa los músculos del cuerpo mediante los estiramientos realizados. A esto se une que la circulación sanguínea se incrementa, acelerando el metabolismo y, por tanto, la quema de más calorías a lo largo del día.

Por último, se apunta que, al ser un deporte apto para todos los públicos, puede ser una gran puerta de entrada para luego practicar otros con un impacto mayor. Sería una especie de puesta a punto para poder soportar esfuerzos más grandes y no partir desde cero.

Destapando el mito de perder peso con el yoga

Los científicos que han analizado el efecto del yoga en la pérdida de peso llegan todos a la misma conclusión: no funciona. Sí, en cambio, reconocen otros efectos positivos, entre los que se incluye una mejora estética general.

Como principal punto señalan un estudio realizado por la Universidad de Harvard. En este, se midieron las calorías que se perdían en una sesión de yoga normal. El resultado daba unas cifras bastante reducidas, insuficientes para tener incidencia en los procesos de adelgazamiento. En total, fueron tan solo 178 calorías, mucho menos que en la actividades cardiovasculares.Destapando el mito de perder peso con el yoga

En cuanto a las modalidades más intensas de las que hablamos anteriormente, la situación mejoraba algo. La Universidad de Colorado encontró que en una hora de Hot Yoga, el consumo de calorías subía hasta las 460, en el caso de los hombres, y a las 330, en el de las mujeres. Cifras, en cualquier caso, bastante por debajo que en el running.

Es cierto que, comparado con la actividad muscular en reposo, es bastante mayor cuando se hace yoga. Se encuentra, no obstante en un rango bastante bajo dentro de las actividades deportivas. Para perder toca recurrir a actividades de mayor gasto energético como el ciclismo, natación o correr.

Lo que si admiten todos los estudios es que se trata de un excelente complemento. Ayuda a estirar músculos que, en otros deportes, permanecen contraídos. También mejora la oxigenación y fortalece la concentración.

Aparte de todo eso, muchas veces el yoga va unido a la adopción de hábitos saludables en la alimentación. En ese sentido, eso sí puede conllevar una reducción del peso. Por último, unas asanas al día le ayudarán a tonificar y esculpir los músculos.

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja un comentario

No hay ningun producto en el carrito
[index]
[index]
[523.251,659.255,783.991]
[523.251,659.255,783.991]
[523.251,659.255,783.991]
[523.251,659.255,783.991]