¿ El tabaco adelgaza? Verdades y mitos

¿ El tabaco adelgaza? Verdades y mitos

Obviamente, no habrá nadie que recomiende fumar para perder peso. Las supuestas cualidades para adelgazar del tabaco, si las hubiera, nunca podrían compensar los múltiples y graves perjuicios para la salud.

Sin embargo, es cierto que existe la creencia de que el tabaco adelgaza. Aunque, a decir verdad, más bien se suele apuntar mirándolo desde el punto de vista contrario, esto es, que dejar de fumar engorda. De hecho, se trata de una de las excusas más tradicionales entre los fumadores para no abandonar ese hábito.

Los datos apuntan a que la mayoría de los que dejan el tabaco ganan algunos kilos en los primeros meses. En casos más extremos, llegan a engordar bastante y, después, les cuesta mucho volver al peso inicial. Pero, en esos casos, la realidad es que el esfuerzo a realizar es exactamente el mismo que entre los que no han fumado nunca y quieren adelgazar.

Para conseguir perder peso no hay fórmulas mágicas. Se trata de cambiar los hábitos alimenticios para seguir una dieta equilibrada y saludable, libre de cualquier sustancia que pueda afectar negativamente. A esto hay que unirle la realización de ejercicio. No es necesario convertirse en un atleta. Muchas veces basta con caminar varias veces a la semana durante más de media hora.

Existen, por otra parte, una serie de alimentos o complementos que pueden convertirse en valiosos aliados para perder el peso que nos sobra. Se trata de productos cuya composición puede acelerar o facilitar el proceso. Entre ellos, evidentemente, no se encuentra el tabaco, a pesar del riesgo de engordar que mencionábamos antes.

Pero ¿a qué se debe que se engorde después de dejar fumar?. ¿Es cierto que el tabaco adelgaza o es un mito?.

¿Por qué se dice que se puede adelgazar con tabaco?

Como señalábamos antes, esa vinculación entre el tabaco y la pérdida de peso se debe más bien al efecto contrario. Esto es, cuando se abandona esa adicción es muy frecuente que se ganen unos kilos. No es algo que suceda el cien por cien de las veces, pero si las suficientes para que se haya convertido en una creencia (y en un temor) común.

Sin ir más lejos, cuando nos planteamos dejar de fumar, una de las primeras preocupaciones que nos vienen a la cabeza es si engordaremos o no. La media de peso ganado cuando se abandonan los cigarros se calcula entre 4 o 5 kilos, que pueden ser muchos más si nuestros hábitos alimentarios no son correctos. En ese caso, se pueden llegar a sobrepasar los 10 kilos de sobrepeso.¿Por qué se dice que se puede adelgazar con tabaco?

La cuestión es descubrir las causas que llevan a este fenómeno. Es cierto que fumar conlleva un gasto calórico y que, por lo tanto, puede tener un suave efecto adelgazante. Pero ese efecto, no justifica para nada la ganancia de peso al dejar el mal hábito. Los expertos aseguran que la pérdida debida a ese gasto calórico es muy limitada y, para nada, explicaría que después se pudieran coger esos kilos.

Sin embargo, hay otros muchos factores que explican que ocurra eso. Algunos, psicológicos, y otros, físicos. Ninguno de ellos apunta a que el tabaco, como producto adelgace.

Destapando el mito de perder peso con tabaco

Dejando un lado el pequeño gasto calórico antes mencionado, existen varias circunstancias que explican la ganancia de peso tras abandonar el tabaco.Destapando el mito de perder peso con tabaco

La primera, sin duda, es la ansiedad. Dejar una sustancia tan adictiva como la nicotina provoca síndrome de abstinencia, como cualquier otra droga. Uno de los efectos de ese síndrome es la aparición de una gran ansiedad. El tabaco afecta a las áreas del placer de cerebro y, cuando ese estímulo desaparece, tendemos a compensarlo de alguna forma.

La manera más frecuente de eliminar la ansiedad es comer. Y no comer una fruta o algo sano. Se sabe que los alimentos con azúcar o procesados llevan ingredientes, no saludables, que estimulan las mismas áreas de placer. Entre una cosa y otra, al final se acaba picando continuamente cualquier snack que aparezca en la casa, haciendo que se engorde.

Otra razón es que fumar, según han descubierto estudios recientes, inhibe la sensación de hambre de la persona. Al dejar de hacerlo, se vuelve a sentir esa sensación, lo que unido a la ansiedad de la que hablábamos, provoca atracones nada recomendables.

Por último, el dejar el tabaco hace que nuestro sentido del gusto y del olfato mejore sensiblemente. Esto que es un efecto muy positivo, provoca, sin embargo, que recuperemos los sabores de la comida al cien por cien. Al final, se corre el riesgo de ingerir más de la cuenta.

En definitiva, no es que el tabaco adelgace por si mismo. Podríamos afirmar que se trata de una especie de efecto secundario de la adicción y, por supuesto, no justifica para nada mantener el hábito.

Como señala alguna campaña anti-tabaquismo: el tabaco no adelgaza, mata.

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest

1 comentario en “¿ El tabaco adelgaza? Verdades y mitos

  1. ¡Qué post más interesante! Es verdad que muchas personas creen que fumar adelgaza, y que una vez eres fumador, si quieres dejarlo, engordarás. Como bien decís, esto no es del todo cierto, ya que es la ansiedad al dejar de fumar la que hace que se coma más. Vuestro post nos ha parecido muy completo y esclarecedor, ya que habéis explicado mitos sobre fumar que pueden ser ambiguos. En nuestro blog, hemos propuesto varios consejos para superar la ansiedad que se genera al dejar de fumar. Nos gustaría mucho que le echarais un vistazo y nos dierais vuestra opinión. Os dejamos el link por si os animáis a pasaros: http://www.enciasgum.es/como-controlar-la-ansiedad-al-dejar-de-fumar/

Deja un comentario

No hay ningun producto en el carrito
[index]
[index]
[523.251,659.255,783.991]
[523.251,659.255,783.991]
[523.251,659.255,783.991]
[523.251,659.255,783.991]