¿El agua adelgaza? Verdades y mitos

¿El agua adelgaza? Verdades y mitos

Cuando nos damos cuenta de que hemos cogido unos kilos de más (pocos o muchos) enseguida nos proponemos perderlos y, si es posible, en poco tiempo y sin sufrir demasiado. Sin embargo, la realidad no suele funcionar así. Hay que hacer sacrificios, cambiar los hábitos de vida y, si queremos hacerlo de manera sana, no tener mucha prisa.

La única manera de adelgazar es quemar más calorías de las que se consumen. Para eso es fundamental que nuestra dieta sea equilibrada y saludable. Además, hace falta comenzar a realizar algún tipo de ejercicio, aunque solo sea caminar varias veces a la semana.

Lo mejor es seguir los consejos de algún nutricionista, incorporar verduras y frutas a nuestra dieta y que no nos dejemos llevar por métodos rápidos que pueden tener efectos contraproducentes

Quizás por eso, a todos nos gustaría encontrar algún tipo de ayuda exterior. Puede ser una pastilla o un alimento que adelgace. El problema es que los atajos en este asunto no existe e, incluso, pueden ser perjudiciales.

Eso no significa que no existan productos o alimentos que puedan convertirse en fantásticos aliados a la hora de perder peso. Hay muchos que favorecen el proceso y podemos usarlos para favorecer la dieta que llevemos.

El problema es que la información sobre ellos es bastante contradictoria. Investigando, vamos a encontrar numerosos mitos falsos sobre muchos alimentos. O, como mal menor, con exageraciones sobre sus características.

Uno de los alimentos con más informaciones contradictorias es, posiblemente, el más básico: el agua. Todos sabemos que es esencial para el ser humano, aparte de ser un componente principal del cuerpo.

Ahora bien, ¿el simple hecho de beberla adelgaza?, ¿hay alguna información real que confirme la pérdida de peso con el líquido que forma la mayor parte del cuerpo humano?.

De acuerdo al Instituto Europeo de Hidratación, son innegables sus virtudes y, ciertamente, es beneficiosa para los que quieran eliminar unos kilos. Pero, de ahí a que adelgace hay un buen trecho.

¿Por qué se dice que se puede adelgazar con agua?

No cabe duda acerca de las bondades del agua. Como bebida es la mejor que podemos encontrar y no aporta ninguna caloría. Ahora bien, pensar que el agua ayuda a bajar de peso es un mito porque ni adelgaza, ni tampoco engorda.

Aunque en esto también existen discrepancias, se recomienda beber entre 2 y 3 litros diarios. Puede ser algo más en situaciones de mucho calor o por circunstancias personales. Como decíamos, es importante recordar que no tiene calorías y, quizás por ello, se asocia a las dietas para adelgazar.

Para mantener un cuerpo esbelto y delgado es imprescindible contar con una dieta rica y variada, formada esencialmente por frutas, verduras, hortalizas y pescado, y agua como bebida.

Parte de los que sostienen que beber agua adelgaza, sin que haya otros factores para ello, se basan en un estudio publicado por la American Journal of Clinical Nutrition. En esa investigación se afirmaba que al incrementar en un litro diario la cantidad de agua, los participantes adelgazaron entre 2 y 3 kilos más que el grupo de control, en el que no se aumentó la cantidad de agua.

Sin embargo, los datos no se presentaron de la mejor manera. Existían ciertos factores externos que explicaban esa pérdida de peso y, además, existían otros datos que parecían contradecir la conclusión.

Destapando el mito de perder peso con agua

Uno de los hallazgos que no se explicaba en el estudio publicado desmentía en parte la conclusión. Así, los científicos encontraron que las personas obesas o con sobrepeso beben más agua que las que tienen un peso normal. Si simplemente con beber el líquido se adelgazara, no parece tener mucho sentido.

Los que han analizado el estudio señalado aclaran que no hay evidencias concluyentes sobre lo que se afirma. Si apuntan que hay factores que pueden explicar los resultados. Por ejemplo, que las personas que beben más agua, habían eliminado de su dieta otras bebidas como los refrescos. Estos son altamente calóricos por lo que, lógicamente, beber agua en su lugar ayuda muchísimo a perder peso.

De igual manera, en lo que respecta a quemar grasas o calorías, el agua no interviene en dichos procesos y por lo tanto no facilita la lipólisis ni incrementa el gasto calórico.

Si parece confirmarse, por otra parte, cierto efecto termogénico en el consumo de agua. Desafortunadamente, el aumento en un 40% de la cantidad de agua consumida, solo se traduce en que quememos unas 48 calorías diarias. Algo que afecta de forma inapreciable a la pérdida de peso.

A pesar de que el agua no adelgace por si misma, no significa que tenga efectos positivos para los que hace dieta. En primer lugar, como decíamos, contribuye a que bebamos menos de otras bebidas que si engordan.

Por otra parte, el agua tiene propiedades depurativas, algo siempre positivo para que el organismo funciones correctamente. Además de hidratar, también facilita e interviene en los diversos procesos metabólicos del organismo.

Otro de los efectos positivos es que ayuda a calmar el apetito. Al tener efectos saciantes contribuye a que comamos en exceso. Y todo sin aportar ninguna calorías.

En resumen, se puede decir que el agua ni adelgaza, ni quema calorías o grasa. Si, en cambio, da mayor saciedad, facilita las funciones metabólicas y colabora en la pérdida de líquidos que habitualmente se encuentran retenidos y causan sensación de hinchazón.

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja un comentario

No hay ningun producto en el carrito
[index]
[index]
[523.251,659.255,783.991]
[523.251,659.255,783.991]
[523.251,659.255,783.991]
[523.251,659.255,783.991]