Dieta para mantener el peso

Ha sido difícil pero, por fin, has conseguido perder los kilos de más que querías. Ahora, la tentación es relajarse y recuperar el ritmo de vida que llevabas antes. Por supuesto, esto es un error completo. Muchos de los que adelgazan, vuelven a recuperar los kilos perdidos en poco tiempo y, en ocasiones, a superar su anterior peso.

El reto viene, pues, en mantenernos. Y eso, por descontado, no siempre es sencillo. El temido efecto rebote es un clásico entre todos los que han hecho dieta, especialmente, aquellos que se han dejado llevar por las llamadas dietas “milagro”. Estas prometen adelgazar rápidamente y proponen un tipo de alimentación nada saludable.

La mejor manera de mantenerse en nuestro peso ideal es mantener los hábitos adquiridos durante el proceso de adelgazamiento. Podríamos decir que éste, aparte de servir para adelgazar, debe enseñarnos a llevar una vida saludable a todos los niveles.

¿Por qué se recupera el peso tan rápido?

Los médicos especialistas, endocrinólogos y nutricionistas, están acostumbrados a ver en su consulta a muchos pacientes que, tras lograr bajar de peso, vuelven a recuperarlo muy rápidamente.

El primer motivo se que esto ocurra es porque se ha llevado una dieta muy poco adecuada para adelgazar. Cualquier régimen que elimine determinados grupos de nutrientes o de alimentos está, en realidad, rompiendo el equilibrio nutricional que debemos seguir. Además, corremos el riesgo de producir déficits de algunos nutrientes.

Por otra parte, nuestro cuerpo está diseñado evolutivamente para almacenar energía por si es necesaria. De esta manera, cuando perdemos peso, el organismo aumenta la producción de las hormonas del apetito. Según los estudios, los niveles aumentan hasta un 20% hasta 40 semanas después de hacer perdido los kilos. Obviamente, esto incrementa el riesgo de que comamos demasiado.

Por último, es habitual que quien ha conseguido alcanzar su peso ideal, abandone el ejercicio que le había ayudado. Volver al sedentarismo es un factor que explica buena parte del efecto rebote.

Consejos para no recuperar ese peso perdido

En general, para no recuperar el peso perdido debemos seguir alimentándonos correctamente y haciendo ejercicio. Algunos consejos generales son los siguientes:

– Come varias comidas en el día: se recomienda dividir la ingesta diaria en 5 comidas. Esto acelera el metabolismo y ayuda a que nos sintamos más satisfechos.hidratación

– Toma mucha agua: la hidratación de nuestro cuerpo juega un papel importante para eliminar toxinas y tiene relación con el mantenimiento de peso. Además, el agua ayuda a que nos sintamos más llenos, evitando que asaltemos la nevera cada poco tiempo.

Olvídate de la comida basura, de los locales de comida rápida y de los alimentos ultraprocesados. En su lugar, continúa disfrutando de las frutas y verduras. No olvides tampoco consumir proteínas de calidad que, entre otras funciones, tienen una gran efecto saciante.Consejos para no recuperar ese peso perdido

-Levántate del sofá y haz ejercicio. Hay que continuar quemando calorías, aunque sea solo caminando todos los días durante media hora.

– Duerme en condiciones: aunque no le demos importancia, los estudios demuestran que la falta de sueño aumenta el apetito y, por lo tanto, hace que engordemos.

– Aprende a controlar el estrés: un poco de estrés no es negativo, pero si nos sobrepasa podemos caer en un estado de ansiedad que nos lleve a comer más de la cuenta.

¿Cómo mantener el peso?

El primer secreto para mantener el peso conseguido es muy simple: los buenos hábitos. Para poder adelgazar, a buen seguro que has tenido que cambiar tus rutinas, tanto en alimentación, como en la actividad física. Pues bien, si quieres mantenerte hay que mantener esos nuevos hábitos.¿Cómo mantener el peso?

Eso no significa que tengas que llevar una dieta hipocalórica de por vida, pero sí que hay que seguir ciertas líneas para que siga siendo saludable y equilibrada.

El segundo mantra a seguir es: autocontrol. Las tentaciones para volver a tus costumbres previas a la pérdida de peso van a ser muchas. Es fundamental mantener la misma mentalidad y evitar aquellas actitudes que pueden hacernos perder lo que ganas.

Ejercicio

La ecuación es muy simple: sin ejercicio no hay mantenimiento. Como hemos tenido que hacer para adelgazar, para mantener el peso es imprescindibles combinar la dieta con el ejercicio.

Hay que aprovechar que ya debes haberte acostumbrado a hacer algo de deporte para no abandonarlo ahora. En todo caso, la intensidad puede ser menor, pero nunca regresar al sedentarismo. Y no solo por el peso, sino también por todos los beneficios que conlleva para la salud.

La mejor rutina es hacer algo de actividad cardiovascular. No importa lo que prefiramos, pero hay que procurar caminar, correr, hacer bicicleta o, incluso, bailar, unas tres veces a la semana en sesiones de, al menos, 30 minutos.

Si a esto le unimos un poco de trabajo de fuerza, el resultado será espectacular. No solo nos vamos a mantener en nuestro peso ideal, sino que vamos a ir encontrándonos cada vez mejor.

Nutrición

A la actividad física antes mencionada hay que unirle una alimentación adecuada. Como decíamos, debemos aprovechar los hábitos adquiridos para convertirlos en parte de nuestra vida.¿Cómo mantener el peso?

Si habíamos eliminado, por ejemplo, la comida basura, no tenemos más que continuar con esa actitud. Nuestra salud también nos lo va a agradecer.

Se trata, en definitiva, de alcanzar una filosofía de alimentación que nos lleve a mantener una dieta saludable y balanceada.

Una dieta equilibrada para mantener el peso implica no agregar más sal ni azúcar de lo necesario. Esta última puede ser sustituida por otras alternativas. Tampoco se recomienda incluir grasas como mayonesa, aceite o mantequilla. Los alimentos orgánicos son los ideales.

Dieta para mantener el peso ideal

Seguir una dieta de mantenimiento nos va a permitir evitar el efecto rebote tan frecuente después de perder peso. El peligro se produce cuando hemos limitado demasiado el consumo de calorías y, obviamente, cuando se vuelve a la normalidad se produce el aumento de peso.

Existen muchas dietas que nos van a ayudar a mantener el peso conseguido. Como ejemplo, vamos a citar la tradicional dieta mediterránea, que tan buenos efectos tiene para la salud en general

Este tipo de dietas aporta a nuestro organismo todo tipo de nutrientes. El peso de cada uno sería, según los expertos, un 50% de carbohidratos, un 35% de grasas y lípidos y un 15% de proteínas.

Los alimentos que deben aparecer con más frecuencia son las frutas, verduras, pescado, carnes blancas, pastas y arroz.

En líneas generales, cada comida debe constar de una o dos raciones de frutas, verdura y algún carbohidrato. A esto se le puede añadir, en menor cantidad, carnes magras, pescados, patatas o huevos.

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja un comentario

No hay ningun producto en el carrito
[index]
[index]
[523.251,659.255,783.991]
[523.251,659.255,783.991]
[523.251,659.255,783.991]
[523.251,659.255,783.991]